FERTILIZACIÓN ORGÁNICA

Materia orgánica
La fertilización del suelo es una práctica esencial que consiste en la reposición de los nutrientes consumidos por la actividad agraria. La fertilización debe ser racional, combinando abonos minerales y orgánicos. Los abonos minerales aportan los nutrientes necesarios para el desarrollo del cultivo, mientras que los orgánicos, aunque también aportan nutrientes actúan, principalmente, mejorando las propiedades fisicoquímicas y la actividad biológica del suelo.El suelo es un medio vivo, en el que la materia orgánica se va descomponiendo gracias a la intensa actividad microbiana que tiene lugar en él. El aporte de materia orgánica mejora la permeabilidad del suelo, formando macroporos que facilitan la respiración de las raíces y microporos que retienen y almacenan la humedad.

Una buena aireación favorece la proliferación de organismos aerobios capaces de liberar nutrientes que se encuentran en formas no asimilables por la planta. En efecto, es sabido que en suelos calcáreos, alcalinos, los micronutrientes son transformados poco a poco en óxidos, hidróxidos, fosfatos y carbonatos insolubles e inservibles para la nutrición de las plantas. Lo mismo ocurre con parte del fósforo (P) soluble aportado, que se fija en forma de fosfato de calcio insoluble y por tanto no asimilable por la planta.
Afortunadamente, los ácidos orgánicos y minerales liberados por los organismos del suelo durante los procesos de transformación y asimilación de la materia orgánica, actúan sobre las reservas minerales solubilizando los nutrientes presentes en el suelo que pasan a disposición de la planta.

El aporte de materia orgánica no sólo libera nutrientes que se encuentran en formas no asimilables por la planta, sino que, además y gracias a su elevada capacidad de intercambio iónico, evita la pérdida de microelementos por lavado (lixiviación).

Compost
Compostar no es más que imitar el proceso natural que ocurre normalmente en el suelo de un bosque. El abono resultante contiene materia orgánica parcialmente humificada y nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, calcio, azufre y hierro, necesarios para la vida de las plantas.El compost es obtenido de manera natural por descomposición aeróbica (con oxígeno) acelerada y dirigida de residuos orgánicos como restos vegetales y animales, excrementos y purines por medio de macro y microorganismos (bacterias, hongos y actinomicetos). El compost es, en consecuencia, el resultado de un proceso de humificación natural de la materia orgánica, bajo condiciones controladas y en ausencia de suelo. El compost es, sin duda, un abono orgánico de calidad que proporciona a las tierras a las que se aplica prácticamente los mismos efectos beneficiosos que el humus para una tierra natural.

FERESP S.L. y su compromiso con la Naturaleza
Creada en 2002, FERESP S.L., filial de TradiRED S.L., produce y comercializa desde 2006 una amplia gama de abonos sólidos orgánicos y órgano-minerales, en formato de pellet, especialmente diseñados para ajustarse a las necesidades económicas y productivas de todo tipo de explotaciones agrarias. Entre sus productos se incluyen ORGAMIN 700 y GALECO, abonos orgánicos NPK (2301) autorizados para su aplicación en Agricultura Ecológica según reglamentos CE nº 834/2007 y nº 889/2008

FERESP S.L., comprometido con el respeto a la Naturaleza y particularmente con la fertilidad del suelo, ha desarrollado y desarrolla productos amigables con el medio ambiente y ajustados a las necesidades específicas de sus clientes a los que además ofrece un asesoramiento técnico continuado. Asimismo, FERESP S.L., siguiendo las directrices de su matriz TRADIRED S.L. , invierte en I+D a fin de incrementar producción y calidad de los cultivos en un entorno de Agricultura ecosostenible.

Los productos de FERESP S.L se comercializan en:

  • Sacos de 25 Kg en palets de 1250 Kg
  • Big Bags 1 asa de 500 Kg con bolsa plástico interior
  • Granel